Tu navegador no soporta JavaScript!
Logo de Grupo Irma, comprender para fortalecer

Terapia en línea

La experiencia de IRMA durante el aislamiento social debido al COVID-19

“¿Terapia en línea? Debes estar Bromeando” En el Instituto IRMA llegamos a expresarnos de la misma forma que el psicoterapeuta Gavin Sharpe en el título de su artículo. En varias ocasiones se nos planteó la opción de abrirnos en ofrecer acompañamiento terapéutico virtual desde IRMA y nuestra respuesta siempre se encaminó considerar que un trabajo especializado a distancia atentaba contra la esencia misma del proceso terapéutico. 

Estos tiempos de COVID-19 vinieron no solo a cambiar nuestro estilo de vida, nos mostraron que la terapia en línea es una alternativa. Con apoyo en videollamadas, descubrimos que no solo podíamos acortar el tiempo y la distancia, sino que materialmente lograríamos estar presentes en momentos de especial vulnerabilidad para nosotros y los pacientes de IRMA; aprendiendo juntos. Hoy te compartimos muchos de estos aprendizajes con base en las reflexiones del artículo de Shape, publicado en Therapy Route.  

En estos meses, en los que hemos tenido que cambiar la terapia presencial a terapia en línea, gracias a la tecnología, podemos asegurar que seguimos conectados a pesar del aislamiento, hemos utilizado los avances tecnológicos, logrando lo que ni siquiera esta cuarentena ha podido evitar, nos hemos podido conectar profundamente.  

La reacción inicial de nuestros pacientes y de algunas de las terapeutas que colaboran en nuestra Institución ha sido variada.  Partiendo de la creencia inicial de que la terapia en línea puede no ser tan buena como la terapia presencial.  

El cuestionamiento básico de los terapeutas consiste en ¿Cómo es posible que podamos tener empatía con nuestros pacientes si no estamos en el mismo espacio? Está claro que podemos experimentar miedo a no poder proporcionar a nuestros pacientes un espacio seguro y confidencial para validar sus emociones a través de estos medios electrónicos.  

Todos, pacientes y terapeutas hemos experimentado muchos sentimientos durante esta pandemia, como: miedo, soledad, tristeza, angustia, ansiedad, entre otros, y nos hemos dado cuenta de que tenemos que ser creativos para escuchar, comunicar, así como, para buscar confidencialidad y espacios seguros a distancia, quizá buscar el silencio en un jardín, en un cuarto cerrado con música, en un coche, para lograr expresar con la privacidad necesaria las emociones que se quieren tratar en terapia. 

A lo largo de los procesos, es posible que algunos terapeutas ya hayan experimentado dar apoyo a sus pacientes ocasionalmente a través de llamadas, por viajes o enfermedad, el reto ahora es tener estos procesos largos a distancia. Muchos de nuestros terapeutas han llegado a la conclusión de que estos procesos a distancia no son mejores ni peores, solamente son diferentes. Nos damos cuenta de que hemos logrado tener sesiones muy conmovedoras en línea, y nos hemos sentido conectados. Hemos sido capaces de captar sus miradas, algunos gestos de la comunicación no verbal que nos permiten entender mejor a nuestros pacientes. 

En IRMA hemos podido comprobar que cuando nos reunimos con nuestros pacientes, nos une nuestra humanidad a pesar de la distancia y la tecnología no es un obstáculo sino un medio que nos saca del aislamiento.  

Beatriz Anaya Berríos

Instituto IRMA

Suscríbete

Ingresa tu email y recibe los últimos artículos y novedades de Grupo Irma

También te puede interesar

¿APOYO PSICOLÓGICO PARA MI?

¿Tan mal estoy? Asistir a terapia en ocasiones es lo último que […]

Una nueva maternidad, cuando hay historia de aborto

Quizá hoy la noticia de un nuevo embarazo te toma por sorpresa, […]

Lo bueno de tener visitas

¿Qué sueles hacer cuando alguien va a visitarte?…

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *